slide_home_1

una organización política ciudadana, plural y diversa, que trabaja para mejorar la calidad de nuestra democracia e incrementar la participación política ciudadana

una organización política ciudadana, plural y diversa, que trabaja para mejorar la calidad de nuestra democracia e incrementar la participación política ciudadana

una organización política ciudadana, plural y diversa, que trabaja para mejorar la calidad de nuestra democracia e incrementar la participación política ciudadana

slide_home_1

una organización política ciudadana, plural y diversa, que trabaja para mejorar la calidad de nuestra democracia e incrementar la participación política ciudadana

una organización política ciudadana, plural y diversa, que trabaja para mejorar la calidad de nuestra democracia e incrementar la participación política ciudadana

una organización política ciudadana, plural y diversa, que trabaja para mejorar la calidad de nuestra democracia e incrementar la participación política ciudadana

Artículos

«La patología del odio», por Adela Cortina

Adela Cortina, filósofa, catedrática de ética y miembro del Consejo Asesor de +Democracia, defiende en este artículo la necesidad de defender la libertad para superar el discurso de la intolerancia.

Hacia 1944 vio la luz el libro autobiográfico de Stefan Zweig El mundo de ayer. Memorias de un europeo.En él recordaba el comienzo del siglo XX desde el peculiar observatorio en el que había vivido como austríaco, judío, escritor, humanista y pacifista. Y consideraba un deber moral contar ese relato para aviso de navegantes, porque nada podía llevar a pensar en los umbrales del nuevo siglo que ya en su primera mitad se iban a producir dos guerras salvajes en suelo europeo. Los jóvenes educados en la Austria imperial, en un ambiente seguro y estable, creían periclitado cualquier episodio de barbarie y no veían en el futuro sino signos de progreso. No podían sospechar que ya se estaba incubando el huevo de la serpiente.

Ese relato resulta familiar a quienes hemos vivido la experiencia de la transición española a la democracia. En los años setenta del siglo pasado creíamos haber ingresado en la senda del progreso social y político, quedaban atrás los conflictos bélicos, propiciados por ideologías enfrentadas, por la desigualdad en oportunidades y riqueza, y se abría un camino de cambios a mejor. Hoy, sin embargo, es urgente aprender de europeos como Zweig para tomar conciencia de que las semillas del retroceso pueden estar puestas y es necesario frenar su crecimiento destructivo.

 

Deja un comentario